Equipo de Cde Inger quedó a un paso de Tokio

RSE

Finalmente la Federación Chilena de Remo dio a conocer que será el bote doble masculino, el que utilizará el cupo para los Juegos Olímpicos obtenido hace unos días en el Preolímpico de Río de Janeiro.

Noticia que llega como un premio al esfuerzo para César Abaroa, remero perteneciente al CDE Inger y quien junto al puertomontino, Eber Sanhueza, integra la embarcación que obtuvo el segundo puesto en el selectivo de Brasil. Y aunque los dos miembros serán oficializados próximamente, con el sampedrino Felipe Cárdenas como tercera opción, es un hecho que la dupla representará a Chile en el certamen.

Para hacer historia

“Desde niño siempre soñé poder estar en unos Juegos Olímpicos, y ahora estoy a un paso de cumplirlo, así es que estoy feliz”, comentó César Abaroa quien, desde 2017, comparte bote con Eber Sanhueza, en una corta pero exitosa carrera que incluye un cuarto puesto en el Mundial Sub 23 de Polonia 2018. Precedente que a juicio de César, da confianza rumbo a los JJOO.

“Fue una experiencia grandiosa, el doble ligero es el bote más competitivo ya que es la única prueba olímpica de la categoría y todos los remeros ligeros se centran exclusivamente en ella. Entonces, haber competido de igual a igual con las grandes potencias, meternos en una final y terminar a menos de un segundo del bronce, fue algo increíble. Y da pie para pensar en un buen rendimiento en Tokio”, sostuvo.
“Somos un bote muy afiatado, con Eber somos súper amigos, entrenamos juntos, compartimos pieza, hacemos todo juntos, y eso da un extra al bote, es una conexión que llevamos al agua”, complementó.

Con esos antecedentes, César se ilusiona con hacer historia en Tokio. “Sabemos que el nivel europeo es otro mundo, y que pese al cuarto puesto mundial Sub 23, la diferencia es grande con la categoría adulta. Sin embargo, pensamos que tenemos el nivel y que podemos estar en una semifinal olímpica que ya sería un gran resultado, que trabajando con la ilusión de ir a unos juegos, podemos luchar por estar entre los 10 mejores y soñar con un diploma olímpico que sería lo máximo”, dijo.

Por lo pronto, en las próximas semanas tanto César Abaroa como su compañero Eber Sanhueza y el reserva, Felipe Cárdenas, viajarán rumbo a Europa en una gira que se extenderá por cuatro meses previo a los Juegos Olímpicos. “Nos vamos en abril y volvemos después de Tokio. Haremos una regata internacional en Italia y después vamos a Bañolas, España, que es nuestro centro de operaciones en Europa. Ahí concentraremos, competiremos en algunas regatas y finalizando vamos a la segunda Copa del Mundo en Suiza. Después, todo se centra en los Juegos Olímpicos”, sentenció.